El futuro ya está aquí (Primera parte)

Desde la llegada de la internet a nuestras vidas, muchísimas cosas han cambiado, desde nuestras costumbres de compra, hasta como nos administramos. Te tecnología ha invadido prácticamente cualquier actividad del ser humano, en algunos casos el impacto ha sido mayor en algunos otros ha sido menor. En los próximos años, la internet de las cosas será muy sonado y con ello los usos de la red se multiplicarán. No obstante lo anterior, ha habido actividades en las que la presencia de la tecnología, si bien está ahí, no ha hecho cambios significativos, como es el caso de los recursos humanos en las empresas.

La administración de recursos humanos se ha basado mucho en la psicología y con ello las pruebas psicológicas. El uso de estas pruebas es quien ha acercado de mayor forma la tecnología a las áreas de RRHH en las empresas, pero en realidad el único cambio verdaderamente significativo es que en vez de hacer las pruebas en papel ahora se hacen en algún servicio en la internet y se obtiene el reporte prácticamente de inmediato.

Sigamos la evolución de estasImperial Examination pruebas.

Alrededor de los 200 años antes de cristo, en la China Imperial durante la dinastía Han, surgió la llamada examinación imperial. Esta prueba, tenía como intención filtrar y seleccionar a los candidatos a posiciones de servicio público. Estos exámenes estaban enfocados en cuestiones de conocimiento y cultura, nada que ver con un tema psicológico, pero aseguraba que los servidores públicos contaban con un conocimiento homogéneo y de esta manera servir mejor a los fines del imperio. Estos exámenes perduraron en el transcurso de los años y fueron abolidos finalmente en 1905.

Se encuentran registros por todo el mundo de otros exámenes de inteligencia elaborados con fines de entretenimiento, y por lo tanto nada contundentes.

No fue sino hasta el siglo 19, en Francia, que se encuentran los primeros vestigios de examinación con intenciones psicológicas, donde se pretendía identificar retrasos en el desarrollo mental y separarlo de enfermedades mentales intentando reducir la negligencia, tortura y el ridículo al que se veían expuestas las personas con retraso mental.

También en este siglo, se pretendía analizar la personalidad por medio de la medición del cráneo de la persona o por medio de su aspecto físico.

Más adelante, el británico Francis Galton, definió el término psicometría y diseñó un método para medir la inteligencia basado en pruebas sensoriales no verbales. Este método fue muy popular hasta que se observó que no tenía una relación directa con los resultados en los colegios.

Mientras tanto, Alfred Binet, Victor Henri y Theodor Simon, psicólogos franceses, publicaron en 1905 la prueba Binet-Simon, la cual está enfocada en las habilidades verbales, con la intención de identificar los retrasos mentales en niños de edad escolar.

Posteriormente, durante la primera guerra mundial, salió a la luz La hoja de datos de personalidad de Woolworth, una de las primeras pruebas de personalidad, en donde los candidatos del ejército, tenían que reportar su perfil el cual era posteriormente analizado por psicólogos.

A partir de este momento, las pruebas han girado han girado en torno de lo mismo, ya sea en documentos que uno mismo llena, respondiendo a preguntas, o realizando algunas actividades que son analizadas y reportadas en otro documento. Cuando llega la tecnología a esta área comenzaron a pasarse, prácticamente de manera íntegra, las pruebas que ya se tenían en papel, a un sistema de cómputo, donde se programaron las interpretaciones.

Hoy día, en internet, existen miles de servicios que proveen de estas pruebas, ya sea de forma gratuita o con un costo, y la oferta es tan variada como que algunos cuentan con certificaciones otros no y todo esto hace difícil poder identificar un servicio que sea bueno y que el costo beneficio sea adecuado. También, es sabido por todos que en este tipo de pruebas, que se realizan ya de manera tan cotidiana, las personas intentan manipularlos, sesgando de manera importante el resultado.

¿Qué sigue? ¿Cuál pudiera ser la evolución de estas pruebas?, ¿Qué pasaría si en vez de realizar estas pruebas, tomáramos la información que se ha venido generando en las redes? ¿Sería posible? ¿Cuál pudiera ser el impacto?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Participa haciendo el Test de Autoeficacia