Conseguiste trabajo, ¿te debo felicitar?

GraduaciónEn diferentes momentos de mi vida, me he encontrado buscando trabajo. Al salir de la carrera logré una posición inicial en una multinacional muy importante. Cuando las cosas se fueron deteriorando, tuve que salir a buscar una nueva posición. Estuve casi un mes en búsqueda sin obtener logros hasta que me reposicionaron dentro de la misma compañía.

Más tarde, al verme atorado y sin proyección decidí volver a buscar, obteniendo una posición en una línea aérea la cual dejo de operar y nuevamente tuve que salir a la búsqueda. En este momento decidí iniciar la aventura de hacer una empresa, enfocada a Inteligencia de negocios, pero me ofrecieron una posición muy buena en una empresa de medios de importancia internacional y la tomé.

El día de hoy, me encuentro mirando a esa experiencia que recibí en cada uno de los empleos, en cada entrevista que tuve y que apliqué. Fui testigo de cómo, muchas personas, teniendo el privilegio de trabajar en un lugar en el que pudieran desarrollarse sencillamente lo detestan.

Por otro lado, vi empresas que tienen una plantilla laboral precaria, desmotivada que solo hacen lo estrictamente necesario esperando que los corran. Pero la empresa no puede proceder porque sencillamente el liquidar a esos empleados no les es viable y se quedan con empleados que contagian con su mala actitud y afectan en general a la productividad.

Ahora me encuentro trabajando en mi startup, con toda la intención de ayudar a las personas y empresas a que obtengan lo mejor. Las personas tienen todo el derecho de estar en un lugar adecuado a su forma de ser, a sus necesidades como individuos, mientras que las empresas tienen todo el derecho de obtener a la mejor persona, no solo con los conocimientos y experiencia que requieren sino también la forma de ser.

Los procesos de reclutamiento están cambiando, lamentablemente no al ritmo que quisiéramos, por lo que la mayoría de las personas llegamos a un trabajo de manera circunstancial y sin detenernos a analizar si la empresa para la que estamos aplicando es adecuada para nosotros. En mi caso tuve suerte, siempre aprecié los lugares donde laboré, pero no es la norma.

Recientemente tuve una reunión con el personal de una de las principales universidades del país. Nos encontrábamos platicando al respecto de esta problemática y me contaron de un caso que tuvieron en dicha universidad. En una ocasión, una empresa multinacional realizó una campaña de reclutamiento masiva de donde seleccionarían solo a uno de los estudiantes que aplicaran. Como era de esperarse el nombre de esta empresa llamó a muchísimos alumnos, la etapa de entrevistas y selección no fue sencilla y tomo algo de tiempo y eso causó mucha expectativa. Todo el evento fue visto como un concurso, y finalmente eligieron a una persona. El estudiante se sentía realizado, había sido ganador de ese “concurso”, y por el nombre de la empresa representaría una gran oportunidad para su carrera y desarrollo profesional. Sin embargo pasaron por alto un detalle, el ganador y nuevo empleado, nunca se detuvo a investigar si dicha empresa sería adecuada a su personalidad. Luego de un par de meses se dio cuenta que no era lo que él había imaginado y renunció. El problema no era propiamente que no contara con los conocimientos para desempeñar su labor, y la experiencia la estaba obteniendo, el problema fue que sencillamente la cultura de la empresa y su perfil, no eran afines.

Según estudios realizados y publicados por una empresa internacional de reclutamiento, dos terceras partes de los egresados de las universidades se arrepiente de su primer trabajo.

El cambio en el reclutamiento está comenzando, y la recomendación es que todos hagan uso de estos beneficios, cada vez más estará en nuestras manos el poder elegir y decidir en base a oportunidades reales y adecuadas. La investigación no solo debe venir por parte del reclutador, también la persona tiene la obligación de investigar a las empresas.

Ajedrez
Las decisiones en el ajedrez solamente emulan las decisiones en la vida.

Finalmente la recomendación que hago cada vez que puedo, no sean víctimas de las circunstancias, decidan sobre sus vidas y tomen decisiones informadas, claro, sin llegar a la parálisis por análisis.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Participa haciendo el Test de Autoeficacia